Arrancando a pintar con aerógrafo

Escribo esto sin pretender ser un experto, pero considerando que tengo algunos años de uso, algo de experiencia encima y viendo que mucha gente pregunta para meterse en el tema y no lo tiene demasiado claro, creo que puedo aportar un par de cosas.

Como usuarios de aerógrafo a nivel hobby hay dos grupos. Los que vienen del lado de las miniaturas y los wargames, y los que vienen del lado del modelismo. En ambos grupos te vas a encontrar gente, mayormente grande, que te va a dar consejos de tipo “Olvidate pibe, yo diluyo la pintura con nafta blanca mezclada con mi propia orina, y uso pintura esmalte alemana con un compresor que me armé de una heladera vieja. Esa es la posta y todo lo demás no sirve.”

Con estas personas, ok, seguramente tiene buenos resultados y pinta bien, pero la pregunta es, ¿cuanto tiempo estuvo y cuanto probó hasta llegar a ese método artesanal?
Sin desmerecer a nadie que pinte como y con lo que se le de la gana, para mi sentarse a pintar tiene que ser un rato de pasarla bien y obtener un resultado decente, y no un experimento agotador tratando de probar la teoría de la relatividad con partículas de pintura. Esos consejos desalientan más que ayudar, porque hace todo mucho más complejo de lo que es.

Hoy día hay productos nuevos, optimizados, que le dan mil vueltas a lo que se usaba hace unos 10 o 20 años atrás. Y si bien la práctica te va a mejorar los resultados con el tiempo (igual que si pintas con pincel), también hay resultados muy lindos que se pueden obtener en poco tiempo.

Por otro lado, los señores que venden estos productos, desde el aero y el compresor hasta la pintura, son eso, vendedores. Muchos no han pintado jamás nada, y se guían por la marca o lo que dice la etiqueta del producto. Seguir su consejo al comprar no necesariamente es lo mejor.

Mi objetivo con esta nota es que alguien que no tenga idea del tema, al terminar de leerla tenga en claro los detalles importantes y en qué le conviene invertir su dinero, así como qué cosas funcionan y qué otras no funcionan. El resto lo dará la experiencia, pero por lo menos vas a ver el panorama más claro.

Otra tema es qué cosa vas a pintar con el aero. Muchos piensan usarlo solo para imprimar, pero al ver que fácil es, después quieren pintar con el aero hasta los ojos de las miniaturas. Hay detalles que siempre van a ser a pincel. Pero luces, degradados y transparencias quedan fantásticos con el aerógrafo, y se hacen en unos segundos. Para escenografía también sirve muchísimo y ahorra mucho tiempo.

Finalmente, esto es Argentina. Me limito a mencionar productos y cosas que hay acá y no voy a mencionar marcas ni productos que no se puedan conseguir por estos pagos.

A continuación, algunos ejemplos de lo que se puede lograr con manejo básico del aerógrafo. Nada ‘profesional’. La mayoría de las fotos están sacadas en el punto donde se deja de lado el aerógrafo para comenzar con el pincel.

El Aerógrafo
Doble acción, copa superior

El aerógrafo debe ser en primer lugar, doble acción. Doble acción significa que con el gatillo controlás tanto el flujo de aire como la cantidad de pintura. Es fácil: Presionar hacia abajo hace que salga aire. Tirar hacia atrás, hace que salga pintura. Las infinitas combinaciones de presionar y tirar hacen que salga aire y pintura en diferentes proporciones, consiguiendo diferentes resultados en el trazo.

Los aerógrafos de simple acción no tienen este control, son mas parecidos a un soplete o un aerosol, y resumiendo, no sirven para pintar cosas pequeñas con precisión.

Segundo, debe tener copa superior. La copa es donde va la pintura. Puede estar arriba, y la pintura cae por gravedad, o abajo, donde se absorbe por succión. Aquí el tema es la cantidad. A veces usamos solo tres o cuatro gotas de pintura. La copa superior hace que eso, siendo tan poquito, igual se pueda usar sin problemas. En los que tienen depósito abajo, hay que usar una cantidad mayor de pintura y se desperdicia mucho más.

Con estas dos características, copa superior y doble acción, al momento de elegir se nos van a abrir dos grandes opciones: Aeros chinos y aeros ‘de marca’.

De marca son Harder & Steenbeck, Iwata, Badger, Paasche y pará de contar. Chinos hay un montón y son mas o menos todos lo mismo, mas allá de la marca que traiga la caja. Yo arranqué con uno chino, y después me pasé a uno de marca. Los chinos son más económicos. Creo que es la única ventaja. Un aero de marca cuesta el triple o más que uno chino.

Ambos funcionan. Puedes pintar bien, y MUY bien, con cualquiera de ellos. Veamos las diferencias:

  • Aeros chinos: Suelen tener más piezas, y algunas gomitas muy muy pequeñas que con el tiempo tienden a romperse (y no va a funcionar bien). Las agujas suelen tener una punta muy fina que se dobla bastante fácil. El tip (la puntita por donde sale la pintura), donde le hagas un poco de fuerza de más a la rosca, se rompe. Consejo, si vas por uno de estos, comprate también los repuestos de tip y aguja. Valen muy poco y si se te rompe cuando estás pintando, no te arruina el día. Cambiás y listo. Como ventaja, los respuestos se consiguen y son baratos.
  • Aeros de marca de país de primer mundo: La construcción suele ser más robusta, menos frágil. El que tengo yo, un Paasche Talon, apenas tiene una sola gomita en una parte que no tiene que ver con la emisión de pintura. Los de H&S por ejemplo, tienen un sistema de tip flotante, sin rosca, que hace casi imposible que se rompa. Consiguen lograr el mismo nivel de trazo con agujas mas gruesas, que por lo tanto hay menos chances de doblarlas. Los repuestos… puede que haya, puede que no. Es como un auto importado en ese sentido.

Definitivamente en los aeros ‘de marca’ hay una diferencia de calidad de matricería, tolerancias y demás, que supera al diseño chino económico. ¿Son imprescindibles? No. ¿Vas a renegar menos? Si.

Ya que te decidas por uno u otro, el primer paso cuando te llega, no es usarlo, sino desarmarlo y armarlo de nuevo. Varias veces. Hasta que lo hagas a oscuras y con los ojos vendados.
Vale, no es para tanto, pero es muy importante que conozcas sus partes, y pierdas el miedo a romperlo por desarmarlo. Una vez que lo uses vas a tener que limpiarlo, y para limpiarlo bien tarde o temprano hay que desarmarlo si o si. Con algo de práctica después se hace en unos segundos. Siempre hacelo sobre una bandeja, para que las partes pequeñas no rueden y se pierdan.

Aquí un detalle de como se desarma un típico aerórgafo chino.

Un detalle más: consigue un soporte de este tipo. Además de poder cargar la pintura sin sostenerlo en la mano, evita que vaya al piso si te enganchas con la manguera o algo así, porque queda bien calzado.

El Compresor
Compresor con regulación de presión y filtro de agua para la manguera

El otro componente del equipo es el compresor. Aquí lo importante es que tenga regulación de presión. No es lo mismo cuando vas a imprimar una pieza entera, que cuando hacés una luz en un detalle. Con la presión incorrecta, mucha o poca, aparecen toda una serie de problemas, que, en resumen, no se puede pintar o te arruina el trabajo. Así que poder controlar la presión es fundamental.
Otra cosa ideal es que el compresor tenga un tanque o depósito donde guardar el aire. Algunos de modelismo no lo tienen, pero si tiene una buena regulación de presión, el tanque no es para nada crítico.

Lo otro que debe tener un compresor es filtro de agua a la salida. Y si no, hay que poner si o si uno en la manguera antes del aero. Al comprimir aire húmedo, el mismo va condensando, y esa humedad al rato sale por la manguera, junto con el aire. Si no hay un filtro, el resultado es que estás pintando y de golpe sale una escupida que normalmente te jode lo que estés haciendo.

Finalmente, es deseable que el compresor no haga mucho ruido. Recomendación: probalo en vivo antes de comprarlo, que en la caja todos dicen que son silenciosos, pero si vas a pintar a las dos de la mañana con los niños durmiendo, mas vale que sea silencioso de verdad.

Repite conmigo: Los compresores tipo nebulizador no sirven. De nuevo: Los compresores tipo nebulizador no sirven. Es plata tirada, por más que el vendedor te diga que es la hostia. No van. No tienen regulación, se recalientan, no tienen tanque, no soportan uso contínuo. Sirven para hacerse nebulizaciones, no para pintar con aerógrafo.

Descartados estos últimos, nos quedan tanto los compresores industriales, que venden en las ferreterías, con el típico tanque de cilindro de 25, 50 o 100 litros, y los pequeños de modelismo. Si vas a pintar en el living, creo que no hay muchas dudas, pero si tenés un tallercito o un lugar solo para el hobby, uno de los grandes puede costar lo mismo o menos que los de modelismo y por ahi te sirve para otras cosas también. Es para considerar.

Las Pinturas

Cuando uno ya tiene aerógrafo y compresor, por ahí piensa que le puede poner cualquier pintura y sale pintando. No señor. A la larga, vas a aprender a diluir apropiadamente cualquier pintura acrílica, y la vas a poder usar. Pero si estás empezando, usá una pintura que no te genere problemas adicionales mientras aprendés. Y además, ¿acabás de gastarte 150 dólares en equipos y ahora querés usar una pintura de 30 pesos ?

Hoy por hoy, hay por aquí dos pinturas acrílicas listas para usar en el aerógrafo: Vallejo, en su línea Model Air o Game Air, y Ammo Mig. Del pote derecho al aerógrafo, sin mas trámites. Puedes agregar una gotita o dos de diluyente, y listo, a pintar.

La presión a unos 20 psi o 2 bar, una hoja de papel y a practicar haciendo líneas, trazos y vueltas. Luego probar en algun plástico o miniatura vieja. El gatillo suave, sin ir a fondo. En este punto te recomiendo mirarte algunos videos de YouTube para que veas cuáles son las fallas mas comunes y como se corrigen.

La clave, mas allá del grosor del trazo, es hacer capas finas, que se sequen apenas tocan la superficie. Quizás alguno haya visto los videos de Duncan de Games Workshop que siempre dice que con el pincel es mejor dos capas finas que una gruesa. Pues aquí lo mismo. El aerógrafo, si la capa de pintura es fina, hace que sea semi transparente. Lo cual te deja jugar con mezclas de colores y demás. Y si tienes que cubrir bien, pues le das varias capas en un minuto y listo.

Cualquier otra pintura, incluso las otras líneas de Vallejo, hay que diluirla antes de meterla en el aerógrafo. Si has leído un poco, seguramente ya has visto la frase “diluida como la leche”. Nunca supe si es entera o descremada. Bromas aparte, en el aerógrafo la pintura ha de estar líquida y sin grumos. Por las dudas, se debe diluir con el diluyente de la misma marca de la pintura. Si te queda espesa, el aerógrafo se tapa. Si te queda muy líquida, probablemente vas a chorrear el modelo.

Vallejo tiene como diluyentes dos productos, el Airbrush Thinner y el Flow Improver. El Flow Improver tiene retardante de secado. En mi caso, aqu;i en Rosario tenemos un clima súper húmedo y prefiero no usar retardante. Pero es cuestión de probar cuál te va mejor.

Pero me estoy salteando un paso. Si vas a pintar un modelo, miniatura o lo que sea en serio, lo primero es darle imprimación. Es una capa base que se agarra bien al material del modelo y permite una mejor fijación de la pintura después. El color más usado es el gris, y aquí te recomiendo directamente el Surface Primer de Vallejo. Es un producto a base de poliuretano que se contrae y marca muy bien los detalles de la figura.
Las imprimaciones de por sí son mas pesadas que la pintura normal, hay que darle con algo más de presión y de nuevo, capas finas. Y luego a lavar el aerógrafo enseguida, que si se seca te va a costar limpiarlo.

Lo necesario para empezar: Imprimación, colores listos para usar, solvente y limpiador

Ya cuando estés pintando, al cambiar de un color a otro, si vas usando la pintura justa, muchas veces no hace falta limpiarlo mucho para cambiar de color. Agregas algo de agua en la copa, mezclas, aprietas a fondo hasta que salga todo y pones el nuevo color. Al final de todo le haces unas pasadas con líquido limpiador (Airbrush Cleaner) y listo. Algunos usan thinner tradicional de ferretería, pero a mi no me gusta por el olor y porque hay chances que afecte las gomas del aerógrafo.

Cada tanto vas a tener que desarmarlo para limpiarlo a fondo. En ese caso, tira el gatillo para atrás, saca todas las piezas de adelante, donde asoma la aguja, afloja la aguja y sácala también por delante. De ese modo si hay pintura en la aguja, sale hacia afuera en lugar de meterse más adentro. Para limpiarlo, puedes sumergir las piezas pequeñas en el Cleaner, y con un cepillo de los interdentales lo mojas y le das en los huecos hasta que salga limpio.

Otra opción de limpieza a full es usar un limpiador por ultrasonido. Unas cuantas pasadas con líquido desengrasante te lo dejan como nuevo.

Practica, practica, practica.

Pues eso. Hay otros trucos y detalles que ya irás aprendiendo viendo videos o por experiencia, pero la clave aquí es practicar y dominar el equipo. No es difícil, y con el tiempo vas a trabajar rápido y naturalmente.

En general, esto es similar a cuando uno aprende a manejar un vehículo. Cuando agarras velocidad, vas derecho y listo. Pero el asunto es controlar cuando vas despacito, que no se apague el motor o que no aceleres demasiado. Aquí es igual, si le das el gatillo a fondo, la pintura sale a full, pero la clave es controlar con un mínimo de aire y pintura, de modo de poder pintar en el lugar y cantidad exactos. La práctica te va a dar ese control.

Si has leído este ladrillo de texto hasta aquí, estimo que estás realmente interesado en el tema. Espero haberte dado algunos consejos que te sirvan para empezar, y adelante, a pintar se ha dicho, que el plástico gris es muy triste.

 

Data

Mario

Mario es un viejo jugón (o viejo y jugón?), que no se va a resistir jamás una invitación a jugar en cualquier mesa. Con exepción, quizás, del Camel Up.

2 comentarios en “Arrancando a pintar con aerógrafo

  • 02/Abr/2019 at 21:14
    Permalink

    Muy bien explicado!!! Esta excelente!! Muchos consejos para seguir, hace muy poco en compre uno, así que, a practicar!!

    Reply

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.