Nosotros contra ellos: Juegos por equipos

A veces no hay nada mejor que un buen grupo de amigos compitiendo unos contra otros en grupos donde todos participan, hasta el que llegó recién y no tiene idea de qué se trata.

Código Secreto

Código Secreto es un juego diseñado por Vlaada Chvátil y publicado en español por Devir. Publicado en 2015, ha conseguido posicionarse ya como un clásico de los juegos de mesa grupales.

Los jugadores se dividen en equipos que representan dos grupos de espías. De cada grupo se seleccionará un jugador que hará de jefe. En la mesa se dispone un cuadro de 5×5 cartas con una palabra cada una. Los jefes de ambos equipos ven en una tarjeta la posición de las cartas que su grupo debe descubrir (9 para el inicial y 8 para el otro grupo).

Los Jefes, alternativamente deberán indicar a su grupo una pista consistente de una palabra y un número que indica la cantidad de cartas relacionadas con esa palabra. Sus compañeros de equipo intentarán adivinar esas palabras evitando señalar las palabras del equipo rival. La cosa se complica cuando en mesa hay palabras que tienen relación, pero que no corresponden a nuestro grupo. Además, una de las posiciones es el Asesino, que si el grupo la selecciona, perderá automáticamente.

Es un juego muy divertido y uno de los más populares en cualquier reunión de jugones hoy día. El autor luego ha publicado algunas variantes, como una versión con imágenes y otra para dos jugadores (Duelo). Recomendadísimo.

Musa

Musa es un sucesor espiritual del conocido Dixit, que se juega individualmente. Este juego de Jordan Sorenson comparte con Dixit las cartas enormes con imágenes extravagantes de múltiples elementos combinados.

La mecánica es muy simple. Se dispone un mazo de Obras (las imágenes) y otro de Inspiración (las pistas). Un equipo tomará 6 cartas de Obras y dos de Inspiración, elegirá una de cada una, y se las mostrará en secreto a un jugador del otro equipo. Este jugador (La Musa), deberá encontrar la forma de describir la Obra siguiendo las indicaciones de la carta de Inspiración.  Por ejemplo: realizando un gesto con las manos, tarareando una canción, mencionando un objeto que tengamos en casa.

A continuación las 6 Obras se mezclarán y se pondrán a la vista del equipo de La Musa.  Si su equipo logra identificar la Obra Maestra correcta, ganará la ronda, que continuará con otro equipo seleccionando cartas y otra persona haciendo de Musa.

Si bien la mecánica puede parecer similar a Código Secreto, la clave que diferencia a este juego de otros es la selección que hace el equipo que le presenta las cartas a la Musa. Por un lado buscará que sea muy difícil describir la Obra con la pista elegida, y por otro, La Musa no conoce las otras 5 cartas que se van a presentar, por lo que se podría colar alguna que coincida más fácilmente con la pista dada e inducir al error. Además, las imágenes son una maravilla visual.

Musa es editado y distribuido en Argentina por Dragón Azul.

Adigma

Adigma es un juego del mexicano Luis Alfredo Cortés y está publicado en nuestro país por Yetem. Si bien tiene cierta reminiscencia a los clásicos juegos de trivia, consigue aunar varias mecánicas que lo destacan muy por encima de aquellos.

Los jugadores se dividen en 2 a 5 grupos. Se acomodan las fichas en forma de un camino por donde habrá que avanzar. En cada turno Se llenan los sobres (numerados del 1 al 5) con tarjetas que contienen retos. Todos los equipos deben tomar un sobre y resolver el reto correspondiente al número del sobre. Después tomar otro sobre y responder su reto, así, hasta haber respondido los 5 retos, correspondientes a cada uno de los sobres.

Una vez que un equipo haya respondido los 5 retos, acaba el proceso de responder y se siguen los pagos. Si uno responde correctamente, se obtiene una moneda. Para avanzar en el tablero se pagan monedas, pero las casillas en las que uno cae tienen premios o castigos, así que avanzar es algo que conjuga tanto estrategia como suerte.

Lo que hace diferente a Adigma es el tipo de retos que deben responderse. Identifica la fotografía, descifra el mensaje secreto, ordena una historieta, encuentra las diferencias, descubre el acertijo, mini crucigramas, juegos de palabras y demás, hacen que cada participante pueda aportar algo al juego sin necesidad de depender solamente de sus conocimientos en un tema determinado. El juego contiene 3840 retos diferentes, así que la rejugabilidad está garantizada.

Capitán Sonar

En Capitán Sonar dos equipos de tripulantes de submarino que se enfrentarán en un juego de gato y ratón tratando de hundir al otro grupo. Cada uno de los jugadores asumirá el rol de una parte de la tripulación del submarino. En la que intentaran dar con la localización del submarino contrario e intentaran derribarlo con las diferentes armas de que disponen.

Los dos grupos están separados por una enorme pantalla que permitirá escuchar al otro equipo pero no ver sus tableros de mando. En un mapa el capitán deberá elegir la ubicación inicial, y podrá ir desplazándose, para lo cual deberá dar en voz alta la orden de movimiento a su tripulación (norte,este,etc), y tanto el ingeniero como el primer oficial deberán dar el “ok” también en voz alta.

El ingeniero deberá tachar en su tablero las acciones realizadas, que no son totalmente libres y que en caso de agotarse harán que el submarino se vaya dañando y deba bloquear ciertos movimientos, o salir a la superficie para hacer reparaciones, revelando a los rivales el cuadrante en el que se encuentran.

El primer oficial deberá encargarse de preparar los sistemas que habilitan el lanzamiento de minas y torpedos, una casilla por cada movimiento que realice el capitán, e informando cuando un sistema ya esté operativo. Y por último, el oficial de comunicaciones que deberá escuchar al capitán enemigo para intentar elaborar una ruta en su propio mapa y así intentar averiguar dónde se encuentra el enemigo y atacarle.

En resumen, un juego muy original con equipos en simultáneo, lo que añade una tensión muy conseguida que obliga a la comunicación y coordinación entre la tripulación. Risas y gritos asegurados.

Capitán Sonar es un juego de Roberto Fraga, que  se edita y distribuye en nuestro país de la mano de Bureau de Juegos

Not Alone

Not Alone es quizás el más complejo de esta reseña. En el juego un grupo de hasta 7 exploradores ha caído en un planeta hostil y deberá sobrevivir una serie de turnos hasta ser rescatados. Pero en el planeta, una Criatura (Otro jugador) intentará activamente destruirlos. De esta manera asimétrica el juego enfrenta a un grupo contra un solo jugador que hará de monstruo cazador.

En la mesa desplegaremos 10 cartas de localización con lugares específicos del planeta y diferentes habilidades que los supervivientes podrán activar al visitarlos. Estas habilidades vienen descritas en las propias cartas (tanto en las que están sobre la mesa, como las que tendrán los supervivientes en su mano). Los supervivientes accederán al comienzo solo a las primeras 5 localizaciones.

En cada turno, los supervivientes seleccionarán en secreto una de sus cartas en la mano y la colocarán boca abajo frente a ellos. Una vez todos los jugadores han elegido su localización, La Criatura deberá tomar su contador de Criatura y ponerlo sobre una localización. Ese será el lugar al que La Criatura se moverá durante esta fase. Luego los supervivientes mostrarán su carta de localización jugada y si alguno de ellos se encuentra en la localización marcada con la ficha de Criatura, perderá inmediatamente una vida y la Criatura avanzará en su propio track, donde si llega al final antes que sean rescatados, ganará la partida.

Los supervivientes que se encuentren en localizaciones donde no haya fichas de Criatura, podrán elegir ejecutar la habilidad de ese lugar o recuperar una de sus cartas de localización jugada previamente. Como la Criatura puede ver las localizaciones que ya se han jugado, puede deducir las posibles opciones que quedan y tratar de acorralar a los supervivientes.

Además, cartas adicionales de ataque y defensa pueden ser usadas como acciones especiales de ambos bandos.

En definitiva, un juego rápido pero tenso con un componente cooperativo y que permite hacer varias partidas seguidas con diferentes jugadores haciendo de la Criatura.

 

Más Data

Mario

Mario es un viejo jugón (o viejo y jugón?), que no se va a resistir jamás una invitación a jugar en cualquier mesa. Con exepción, quizás, del Camel Up.

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.